martes, 27 de abril de 2010

Palacetes y casas solariegas de la Litera.(y III)

En ésta última entrega veremos algunos palacetes y casas que entran ya en el barroco.
Vimos como la nueva moda rasgaba ventanas para convertirlas en balcones, dando un caracter más abierto a la introvertida casa mudéjar heredera de la tradición islámica.
Casa Falces es un buen ejemplo de ello, muy reformada, su estado actual es bastante precario.

Los carteles que la D.G.A. va instalando anualmente junto a lugares destacables, nos "venden" Casa Queraltó como la típica casa solariega aragonesa con su mirador de arquetes en la falsa.
Nada más lejos de la realidad, la Casa Queraltó es un palomar infecto cuyos desechos hacen literalmente intransitable la calle.
Por otro lado, los bajos de ésta casa han sufrido una total remodelación, por lo que son irreconocibles.

La Casa Chías, construida posteriormente en el corral de la anterior, presenta una notable forja en balcones y puertas.

A pesar de las bienaventuranzas del cartel su estado tampoco es que sea muy aceptable que digamos.

Junto a Casa Valonga hallamos esta otra:

Nótense sus dinteles, único ladrillo "visto" de la fachada, pues ya se revocó toda.
La falsa ya no presenta mirador y ventila con varios vanos cuadrados.

Nótese en sus dóvelas el fino trabajo de alabastro.
Su puerta es un bello remate del conjunto.

Casa Raso es otro magnífico ejemplo de casa solariega con reminiscencias renacentistas y barrocas.
La falsa alterna óculos ovoides y romboidales. Su porche es impresionante.

Vemos aquí su porche con el potente envigado que lo soporta, al lado, una puerta lateral.
Nótese el zócalo de piedra sillar presente en la fachada sin revocar, a la antigua usanza.

Casa Puyal guarda el mismo estilo que la anterior con una espaciosa galería.
Su falsa queda separada del resto de la fachada por una generosa cornisa que parece descansar sobre las pilastras clásicas que adornan las jambas.
En éste caso se alternan para su ventilación óculos lobulados y romboidales.

Hallamos ésta otra en total abandono. Donde destaca su portada.

Casa Fabián y Casa Montañés sorprenden gratamente por su cuidada conservación.
Mantienen las dos detalles mudéjares pues ambas son casas bien antiguas.
Vemos aquí su impecable rafe de madera y su trabajado mirador de arquetes de doble rosca unidos por dos impostas, las mismas que lo separan del resto de la fachada.
La portada se ha conservado en ladrillo seguramente como la original.

Ésta arquería de rosca simple muestra sobre sí un trabajado alero en teja y ladrillo.
Un doble friso de esquinillas, atavismo medieval, la separa de la impecable fachada.

Casa Quilet es una pequeña joyita barroca de obligada visita en Azanuy.

Su fachada queda enmarcada entre dos pilastras de corte jónico que alcanzan una alta cornisa. Sobre élla se alternan óculos ciegos con diáfanos separados por varias ménsulas, en las que hallamos ciertos amorcillos o angelotes soportando el alero.


Nótese la decoración en friso de tacos en los bajos de los balcones, el cable eléctrico, muy desafortunado.

Y terminaremos nuestro pequeño recorrido con una casa que a nadie deja indiferente creo yo.
Se trata de Casa Guilleuma, construída en 1695 en Fonz.
Sus molduras dan dinamismo a una fachada impresionante.
La segunda planta complementa la elegancia de la primera adintelando con arcos conopiales que superan la útima cornisa penetrando en el barroco alero de media caña.

Las pilastras que dividen su fachada se rematan con figuras talladas en piedra.

Al igual que el ayuntamiento, su fachada delantera muestra tres alturas, mientras que su parte posterior para superar el desnivel precisa de siete.

Salvo en Fonz, no hallareis quién os guíe y muestre este impresionante patrimonio.
Las webs municipales tampoco se prodigan en información.
Información que ampliaremos y compartiremos gustosos si podemos sumar el aporte de la amabilidad de algún lector.
Nos han quedado en el tintero para una futura ocasión muchas casas que sería prólijo describir y mucha historia que sería prólijo contar.
Les animo a que la descubran por sí mismos, abriendo los ojos ante estos testimonios históricos de futuro incierto.
Las reformas modernas y el abandono, cuando no la demolición, pueden hacer que se hallen como el que suscribe: con la foto de una casa en la mano y un solar vacío delante. No demoren mucho su visita pues.

domingo, 25 de abril de 2010

Palacetes y casas solariegas de la Litera.(II)

En ésta segunda entrega veremos algunos palacetes más evolucionados en el tiempo, como el que precede a éstas líneas: el Colegio Escolapio de Peralta.
Su impecable y equilibrada fachada conserva el mirador de arquetes, de rosca simple en éste caso, unidos por impostas a la altura de los arranques y del antepecho.
Traza mudéjar inconfundible.
Por su gran altura, los dinteles de la primera planta se agudizan actuando como arco de descarga.

Casa Salas es otro magnífico palacete cuya fachada conserva también el mirador de arquillos.
En su parte trasera se opta por una galería y terraza asomada al jardín, "a la italiana".
Es notable la forja de balcones y soporte decorados con flores de lys.
El cableado, sin comentario.

Las rejas de las ventanas coronan sus extremos con pequeños pináculos.

Nótese la gran amplitud del vano del balcón(las persianas con doble cuerda), y los mechinales del primitivo rafe.
En la mini foto podemos ver el silo medieval perfectamente tapado que hallamos frente a la casa.

Contaba esta casa como algunas de las de más renombre, con un oratorio privado dedicado a la Inmaculada Concepción, en el que al parecer hubo unas notables pinturas de Mengs.
No es visitable éste impresionante palacio particular para desgracia de los que amamos el arte, aunque puedo deciros por fotografías que he visto que el interior es de una gran belleza plástica.

Junto a Casa Salas se halla ésta otra que no puede ocultar su antigüedad a pesar de las reformas.

En su parte de atrás tiene también galería y terraza avanzada sobre el jardín soportada por pilares.

Su falsa se cierra con mirador de arquetes, a cuyos extremos se abren dos pequeños óculos.

En la misma calle vemos Casa Oto, destacable edificio por sus dimensiones.

El cableado eléctrico pulveriza totalmente la estética de su bonita entrada de arco mixtilíneo en piedra sillar de yeso.

Aquí pueden verse los antiguos vanos cegados, incluidos los de su mirador.

Su rafe lo forman finos canetes con pinjante rematados en forma de voluta.

Casa Zaydin es otro ejemplo de palacete renacentista bastante bien conservado. Vemos aquí su portada en piedra y su heráldica.

En su segunda planta la galería ya sustituye el antepecho de obra por una baranda.
La falsa se ventila por varios óculos elípticos.

En su vista lateral podemos apreciar parte de su galería cegada, así como los dinteles peraltados en el balcón y ventana.

No darán éstas fotos ni lejana idea del maravilloso conjunto histórico-artístico de la localidad de Fonz.
Empezando por el palacio del barón de Valdeolivos, donde podemos fijarnos por un lado en su típico mirador de arquillos, separado por doble imposta del resto de la fachada, quedando en él tímidos vestigios de una antigua policromía. Y por otro, que el cable, alarma y carteles siguen fastidiando las fachadas.

Podemos ver a la izquierda de la imagen la entrada a su oratorio privado, así como su precioso balcón.
El cableado sigue la inoportunidad habitual afeándolo todo.

El ayuntamiento es otra impresionante construcción, morada de templarios y residencia de verano de los obispos de Lleida. Su parte trasera cubre el desnivel con una gran altura.

Su portada neoclásica, pero sobre todo el conjunto rafe-mirador son de gran belleza.

Casa Carpi es otro bello ejemplo de palacete en lamentable estado de abandono a la publicación de éstas líneas.
En su fachada se aprecian algunas reformas posteriores a la construcción original. El cableado y el foco para alumbrar la iglesia tampoco le ayudan demasiado.

La entrada al oratorio privado y la portada principal de Casa Gil, junto con las rejas que se ven, es todo lo que queda de ésta solariega, tras la pared, un solar vacío.

La Casa Gómez de Alba es otro magnífico ejemplo de palacio que conserva su mirador en bastante buen estado.

En Fonz sí hay guía de turismo, por lo que recomiendo vivamente la visita a éstas impresionantes casas y palacios.

Casa Santana, ya en Tamarite, es un bien conservado ejemplo de edificio barroco, a pesar que sus bajos en los que existía una capilla han sido bastante modificados.

Por su parte trasera vemos una notable forja en sus ventanas, así como su mirador en la parte superior.
Nótense los trabajados dinteles de ladrillo.

Y terminaremos ésta segunda entrega con el ayuntamiento y edificio adjunto de San Esteban de Litera, localidad de visita imprescindible.
A pesar del buen estado de conservación de estos dos edificios, cables y focos afean bastante el conjunto.

sábado, 24 de abril de 2010

Palacetes y casas solariegas de la Litera.(I)

La impronta árabe en la arquitectura religiosa y civil aragonesa fue de tal calado, que sus características formales y sus ecos han perdurado a lo largo de los siglos.
Verdaderos artistas del ladrillo, importan de la arquitectura religiosa los elementos que darán carácter a la arquitectura mudéjar civil.
En una comarca tan guerreada como lo fue La Litera, los edificios han sufrido mil transformaciones, a pesar de ello el "invasor" no siempre destruyó los que albergaban servicios comúnes, sino que dió continuidad a su uso.
De ahí deduciremos que en la datación arquitectónica hay que tener en cuenta factores más amplios que los estéticos, considerando otros como la situación en el núcleo, antigüedad de la fábrica inicial, características formales y estructurales, etc.
Queda claro pues que la datación no puede estar basada en la heráldica de la fachada, pongo por caso, sino que debe plantear sus hipótesis desde otros planos.
En muchas ocasiones vemos que las transformaciones son debidas a nuevas modas y costumbres. A pesar de todo ello, en nuestro paseo por La Litera podemos ver todavía algunos edificios de cierta entidad, lejos en muchos casos por desgracia de su antiguo esplendor.

Simplificando bastante la materia puede decirse que la casa solariega o palacete rural "tipo" se divide en tres plantas: la baja la constituye un zócalo de piedra sillar sobre el que se levantan las demás en ladrillo, y está destinada a los servicios de la casa.
Le sigue la planta noble destinada a la habitación y vida social, y remata la falsa con un mirador de arquetes.
Dicho elemento de origen islámico y anterior a la reconquista, más el rafe volado, caracterizan la casa mudéjar aragonesa, concentrándose en la parte alta la máxima expresión artística de aquellos alarifes.
En la imagen del ejemplo se señalan los vanos originales(rematados por arcos rebajados de ladrillo a sardinel), pues balcones y dinteles peraltados y recercados en yeso son fruto de la transformación debida a la nueva moda barroca que provocará diversos cambios en la antigua casa mudéjar.

Volvamos a ver las imágenes de ejemplo para notar dos cosas: por un lado el insufrible cableado eléctrico que hace literalmente polvo la estética de las fachadas.( ésta lacra estará muy presente en nuestro recorrido) .
Y por otro el abandono absoluto en que se encuentran actualmente algunos de los palacetes rurales y mejores casas solariegas, cuya decadencia lamentamos desde aquí.

Del sótano de éstas casas podemos hacernos una idea en éste solar, donde vemos tres grandes trulls de piedra arenisca alicatados por dentro y destinados al acopio de aceite.
Su tamaño y solidez hacían que formasen parte de la cimentación de la casa.

También se entrevé una antigua arquería bajo el nivel de la calle.


Aquí vemos ésta "mínima expresión" de la casa solariega realizada totalmente en ladrillo.
Nótese el rasgado del vano original para convertirlo en balcón.

Puede verse la modificación de la arcada original así como su escudo heráldico, cable incluido.


Ésta es la llamada "Casa del Diezmo", a la que sostiene la estructura de metal que veis.
Podeis ver su diseño original grosso modo en la mini foto.
A pesar de que su referente más cercano debemos buscarlo en Casa Isolani y Casa Serachioli(Bolonia), su estado es deplorable.
Sus bajos albergaron una capilla y los religiosos habitaron el edificio, hoy se acumula el guano y otras suciedades...lastimoso estado de un B.I.C.

En su equilibrada arquería se han cometido todo tipo de despropósitos como puede verse.
A pesar de ello los vanos de la primera planta no han cambiado su ubicación(descontando el balcón de la izquierda).
El lateral que da al estrecho callejón que lo separa de la iglesia está cubierto con una malla metálica, pero las palomas siguen a lo suyo como se ve en el suelo.
Aunque sucio este lado conserva su forma original.

Cerca de esta casa existe otra donde vemos ésta artística composición en ladrillo, no demasiado valorada.

La Casa Valonga es otro claro ejemplo de casa solariega, vemos su zócalo de piedra sillar de yeso y sus recientes rejas no presentes en la casa original.
Remata la falsa el típico mirador de arquetes, su interior arruinado ha sido restaurado recientemente al pasar a manos privadas.
Su entrada principal presenta una bonita puerta y el escudo heráldico.(y el cable "de marras").
En su fachada lateral albergó una farmacia.

El nuevo propietario ha sustituido los balcones originales perdiéndose también la moldura bajo éllos, así como el recercado en yeso de jambas y dinteles, con lo que ésta será la segunda transformación importante del edificio.

A su lado vemos el oratorio privado de Casa Valonga dedicado a San Antonio Abad.

Nótese a pesar del deterioro la cuidada ejecución de los arcos, que descansan sobre impostas de ladrillo aplantillado.


Aqui otro pequeño ejemplo en ladrillo de casa del siglo XVII con reforma posterior.

El cable tampoco la ha respetado...
Ésta otra conserva su parte baja bien adecentada y muy cercana al original.

Apreciamos un recrecido sobre la falsa y la farola en muy mal lugar.

Aquí podemos ver un rafe de gran vuelo, quizá el más antiguo de la Litera, cuya factura remite al primer periodo dentro del mudéjar civil.Vemos aquí cegadas las entradas de ésta casa y su vecina.

Aquí en éste vestigio vemos la reforma de los antiguos vanos y la huella mudéjar en su decoración.
La arquería superior ha desaparecido. Se halla encajado entre un edificio de nueva planta y uno de los ábsides de la parroquial en Tamarite de Litera.

Casa Campo es otro ejemplo de sobrada antigüedad.

Vemos en sus balcones los dinteles recercados, así como el intuible abandono interior.
La cubierta en éste caso es de muy nueva factura, algo es algo...

Según registro de 1887 los bajos de éste edificio se dedicaban a actividad industrial.
El cableado y la farola, bastante desafortunados...

Los imponentes zócalos de sillería de la calle Caballeros dan idea de las casas que la flanquean.

Casa Cariello es un bello ejemplo de palacete ya plenamente renacentista, conserva su mirador de arquetes, ciego en éste caso, separado de la fachada por una destacada imposta.
En la fachada se revelan las marcas del arranque de dos antiguas rejas, como en otras casas que hemos visto la nueva estética modifica un edificio primitivo.

Su alero y balcones se apoyan sobre ménsulas decoradas a modo de clásicas volutas.
La influencia de los estados italianos bajo la Corona de Aragón, se hace notable.
Su parte trasera presenta una impresionante galería en bastante buen estado.
Sobresale su cimborrio, cuya cúpula presenta una notable decoración pictórica barroca.
Como en Tamarite no hay guía de turismo nos quedamos con las ganas de verla, tan sólo la foto del cartel nos da una idea.
Y terminaremos ésta primera entrega con Casa Puig, palacete renacentista bello donde los hubo.
Nótese la profusa decoración de jambas y dinteles y como conserva la boca de entrada al sótano.
El escudo ha sido destruido y el cable, como el jueves...
Vemos aquí detallado su cimborrio así como la modificación de la falsa.
Sus balcones con dinteles capialzados muestran un abandono total.
Su portada es una bella muestra de trabajo en ladrillo y piedra de lamentable decadencia.
Esto ha sido muestra de lo poco que va quedando de éstas casas en la comarca.
De las de estilo mudéjar hubo barrios enteros en muchas localidades aragonesas incluido el ámbito rural, debido principalmente a la gran actividad constructora en los siglos XV y XVI. Avatares históricos y una gran actividad destructora posterior han hecho que desaparezcan barrios enteros también.
Mucha conciencia del valor de éste patrimonio tampoco se tiene, la verdad sea dicha.